En el camino de regreso de Langkawi a Phuket anclamos en Koh Rok, una isla paradisíaca donde la visibilidad bajo el agua alcanzaba los 30 metros, los peces se peleaban por comerse las algas y conchitas que caían del casco del barco y donde no había más gente que unos pocos afortunados dueños de sus propios veleros. Un lugar ideal para pasar la noche y darle un poco de mantenimiento al barco.

 

Bienvenidos a Koh Rok

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s